viernes, 19 de octubre de 2007

el precio fijo, la competencia entre librerías y la promoción de autores en alemania

Esta semana encontré en Critical Mass esta interesante nota sobre las implicaciones que tiene el precio fijo en Alemania, sobre una de las maneras como compiten las librerías allí y sobre los efectos que esta modalidad competencia tiene en la promoción de los autores —particularmente de los jóvenes—.


‘Además de unas pocas grandes cadenas, Alemania tiene 6000 libreros independientes. Mucha gente con la que hablé aquí dice que la salud de la venta independiente de libros viene en parte del hecho de que en Alemania el precio fijo existe todavía (por ley). En otras palabras, un libro es vendido por su precio y no por un 40 por ciento menos como una manera de atraer a la gente hacia la compra de algo más con márgenes más grandes. De esta manera los grandes libreros no pueden golpear a los más pequeños a partir del precio. Lo que parece suceder en cambio es que las librerías compiten por tener mejores y más prestigiosos eventos. Yo había oído sobre lo populares que eran las lecturas en Alemania y sobre lo mucho que le gusta al público alemán que le lean durante horas pero no me había dado cuenta de que a menudo los libreros les pagan a los autores por sus apariciones. Conocí al director de un coloquio literario que dijo que nunca había sido un mejor momento para ser un joven escritor alemán de menos de 35 años. Hay una gran cantidad de subvenciones para gente de esa edad, dijo, y si publican un libro pueden ir a un tour de lectura cada año y vivir cómodamente. Claro, hay un sistema similar en Estados Unidos con pagos a los autores por sus apariciones adicionales al itinerario de su tour (de hecho, los editores estadounidenses han puesto sus propias oficinas de conferencistas para facilitarlo), pero mi impresión es que los autores que hacen esto a menudo son enviados a escuelas o universidades y no a librerías’.

Por John Freeman.


Sin duda alguna esta nota va en sintonía con algunos de los temas que he venido tratando últimamente y con las discusiones que han tenido lugar en las entradas “¿quién dijo sobreproducción y saturación en el mercado editorial?” y “preguntas frente a la aparición de nuevas editoriales independientes”.


Por otro lado, este tipo de competencia entre las librerías alemanas propone un modelo empresarial interesante para garantizar la viabilidad de un negocio que a la vez puede ser un proyecto cultural.

2 comentarios:

litteraemundi dijo...

Hola Ojo Fisgón! me ha parecido interesante tu entrada. Hace poco que sigo tu blog y no he participado de esos debates pero algo similar queremos plantear desde librerías. Un grupito de ellas en Bilbao creamos CLIBLIK (cliblik.org y un grupo en facebook que no sé cómo enlazarte aquí...). Las librerías, como mediadoras entre editores y autores con el público lector pueden convertirse en agentes culturales en su campo con eventos en las propias librerías y otros servicios. Pero resulta difícil y un poco caro si no repercute en una audiencia numerosa y compradora. Los márgenes no permiten muchas fruslerías. Ejemplos como este, sin embargo, pueden ayudar y mucho. Un saludo

martín gómez dijo...

¡Bueno, pues bienvenido a la conversación!

Fundamental el rol de las librerías como mediadoras entre editores y lectores pero también como dinamizadoras de la vida cultural.

Interesante lo de CLIBLIK. Voy a mirármelo pero en todo caso cuando puedas cuéntame más al respecto, que el tema me interesa un montón.

Espero seguir viéndote por aquí.

Saludos.
Martín.