jueves, 24 de enero de 2008

más sobre el ciclo “gutemberg tras la red”: notas sobre la tercera mesa redonda

Tercera mesa redonda del ciclo “Gutemberg tras la red” —segunda a la que asisto—, moderada por José Pons Bertran —editor de Melusina— y compuesta por las siguientes figuras:


- Joaquín Rodríguez, autor del blog Los futuros del libro y de Edición 2.0: los futuros del libro —título que incluye una selección de las mejores entradas de su blog—


- Didac Martínez, director del Servei de Bibliotecas i Documentació de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC)


- Màrius Serra, escritor


Algunos de los temas abordados que más me llamaron la atención son los siguientes:


- la economía de la atención en Internet


- la importancia de los filtros de validación en la toma de decisiones con respecto a lo que se publica y el exceso de ruido que genera en Internet la falta de filtros


- el cuestionamiento a la idea de que todo lo que se publica en Internet es basura y de que si un texto ha sido publicado en papel es porque es de buena calidad


- las campañas de desprestigio de las revistas y academias científicas de toda la vida contra la divulgación científica en los blogs —Joaquín Rodríguez mencionó un movimiento surgido en Alemania que reivindica el status de la blogósfera como circuito de divulgación del conocimiento científico—


- la crisis del sistema de evaluación de pares en el que se basan las publicaciones científicas


- la crisis de las figuras del autor y del editor


- las implicaciones de la revolución digital en términos de accesibilidad a contenidos


- el mejoramiento técnico que implica la evolución que a lo largo de 500 años ha sufrido el libro hasta convertirse en el soporte perfecto


La actitud manifiestamente provocadora de Joaquín Rodríguez y Màrius Serra fue un buen condimento para la discusión en la medida en que contribuyó a la generación de polémica.


Allí me encontré con Malena y al final conocí a Pablo Odell, de Tökland. Había querido saludarlo el día anterior pero como lo vi liado, preferí buscar otra ocasión para presentarme. Ayer estaba mucho menos ocupado, así que me pareció que sería mucho más fácil abordarlo. ‘Pablo, hola’, le dije acercándome. ‘Soy [ el ojo fisgón ]’. Conversamos dos minutos y acordamos hablar para quedar la próxima semana.


El ciclo “Gutemberg tras la red” continúa hoy. Cada día Tökland está publicando un vídeo resumen de la sesión del día anterior. Ya están disponibles los del lunes y martes.

6 comentarios:

Silvia Senz dijo...

Gracias a Pablo y a ti no me perderé ese ciclo donde participan tantos amigos, conocidos y clientes, a muchos de los cuales aún no conozco personalmente. ¡Qué bien!

martín gómez dijo...

¡Silvia, qué lástima que no hayas podido ir!

Afortunadamente los vídeos de Tökland están captándolo todo.

Lo más interesante es que son más las preguntas que suscitan las mesas redondas que las respuestas que dan.

Un saludo.
Martín.

Tökland dijo...

Hola Silvia, Martín,

En relación a lo que comentáis y la importancia de ponerle cara, nombre y humanidad, al contacto virtual...

Y coincido con esa apreciación de que quedan flotando en el aire las cuestiones más interesantes -desconfiaría en caso contrario.

Saludos desde Tökland. A mí también, Martín, me gustó conocerte.

martín gómez dijo...

Claro, Pablo, el hecho de que queden tantas cuestiones abiertas justifica la presencia de todos nosotros en este circuito y lo que está haciendo cada cual desde su perspectiva (aunque coincidiendo unos con otros en muchos aspectos). En conclusión, tenemos tema para muuuuuucho rato.

Ya hablaremos para nuestro café de la próxima semana.

Martín.

malena dijo...

Martín, fue un gusto conocerte y aunque sea ver de lejos a Pablo Odell. Comparto lo bueno de poner cara y ojos a estos nombres.
Fue buena la charla, es cierto que uno se va de estos encuentros con un montón de preguntas y también con ganas de plantearlas!
Pero no faltan espacios virtuales y de cafés en donde seguir conversando...
un caluroso saludo a todos!

martín gómez dijo...

Pues ya nos vamos conociendo y ya iremos encontrándonos a menudo en esta red que nosotros mismos tejemos cada día.

Hasta la próxima, Malena.
Un abrazo.
Martín.