jueves, 17 de enero de 2008

el marketing de influencia: ¿amenaza u oportunidad para la blogósfera?

Con el reconocimiento de su potencial y de sus limitaciones, la blogósfera parece estar alcanzando su madurez. Así lo demuestran la consolidación de algunas grandes plataformas gratuitas de blogs, la proliferación de empresas dedicadas al montaje de blogs temáticos financiados mediante ingresos publicitarios por tráfico y la emergencia de agencias especializadas en la creación de redes de marketing de influencia. Esto último significa que tanto los centros de investigación de mercado como las agencias de publicidad y comunicación han detectado el peso que ha adquirido la blogósfera y que se han dado cuenta de que allí hay un filón interesante para la promoción de productos y servicios.


Cuenta José Antonio Millán en su blog que hace poco fue contactado vía correo electrónico por el jefe de la comunidad BuzzParadise en España para proponerle ‘una nueva campaña para *** editores que estoy seguro puede interesarte... *** editores pretende hacer llegar a bloggers su nuevo coleccionable de ***. Ya qué te interesa el futuro del libro… ¿por qué no participar en la nueva comunicación de *** edición?’. Según las instrucciones recibidas por José Antonio, en caso de aceptar la propuesta recibiría gratuitamente el material de la promoción y ‘lo único que tienes que hacer, si te interesa es inscribirte para que tengamos tus datos y luego hacernos llegar tus impresiones sobre lo que habrás recibido’.


BuzzParadise es una comunidad perteneciente al Vanksen Group —cuya especialidad es lo que se conoce como la buzz communication— que tiene presencia en doce países. El marketing de influencia consiste en detectar a prescriptores de opinión del sector al que pertenece el producto que se quiere promocionar para que lo prueben con el propósito de que se lo recomienden a su audiencia y, como lo señala José Antonio, producir de esta manera un efecto viral.



El reclutamiento de bloggers para hacer marketing de influencia se puede explicar a partir tanto de la importancia creciente que tienen para quienes compran productos en línea las opiniones y las recomendaciones de otros usuarios, como la impresión de que el contenido de los blogs no está viciado por los intereses comerciales, económicos o ideológicos que sesgan la política editorial de los grandes medios de comunicación.


El marketing de influencia y otras movidas de este tipo son una potencial arma de doble filo para los bloggers: por un lado, desde un punto de vista económico pueden representar una fuente de ingresos para muchas personas que dedican una parte de su tiempo libre a bloggear por el simple gusto de hablar sobre los temas que les interesan; y, por el otro, pueden comprometer la independencia, la credibilidad y el prestigio no sólo de un blogger en particular sino también de la blogósfera como circuito.


Así como es cierto que los bloggers tenemos la libertad de decir en nuestros blogs lo que se nos antoje, también lo es que quien sacrifica su independencia pone en riesgo la credibilidad y el prestigio que haya conseguido construir.

6 comentarios:

Silvia Senz dijo...

Una buena idea (creo) para que los editores utilizaran el potencial de la blogosfera sin comprometer la credibilidad y honestidad crítica de los blogueros, sería la creación, por parte de los gremios, de un banco de obras en pdf, de donde blogueros invitados y registrados pudieran tomar, libremente, lo que se les antojara leer y comentar luego a sus lectores.
Dejo ahí la sugerencia, por si alguien la quiere repescar. (Aunque hace tiempo que no dejo de lanzar sugerencias a los gremios, desde fuera y desde dentro, pero que si quieres arroz...)

martín gómez dijo...

Silvia, la verdad es que la idea que propones me parece bastante interesante. Te hago una pregunta para la cual no sé si tengas una respuesta: ¿qué tal funcionan los gremios de este sector a la hora de promover conjuntamente iniciativas de este tipo?

Porque claro, supongo que debe haber muchos recelos de por medio que pueden dificultar la promoción de una iniciativa conjunta. Y supongo también que al final se trata de una cuestión de voluntad, ¿no?

¿Qué piensas? Igual seguramente hay otras personas que también tienen puntos de vista por aportar. Vamos a ver si alguien se anima.

Un saludo.
Martín.

Silvia Senz dijo...

Martín, lo único que puedo responderte es que el problema principal es que este tipo de iniciativas ni se les ocurren a quienes están al frente de las estructuras gremiales, en buena medida, creo, porque no detectan una necesidad evidente de desarrollarlas, con todo el análisis y debate que se requeriría.
Yo este tipo de ideas las suelto (con su necesaria corte de ejemplos y agumentos) en los cursos de formación continua y posgrados que imparto en el Gremio catalán (a personal editorial de casi todos los campos: comunicación y márquetin, edición y producción), esperando que algún osado las capte al vuelo y dé el primer paso.
Pero lo hago sin mucha fe en lo que pueda promover, porque, curso tras curso, no dejo de constatar que el desconocimiento de las actuales derivas del sector es casi general entre los profesionales del ramo, incluso entre altos cargos directivos.

martín gómez dijo...

Sin comentarios, Silvia. El panorama que muestras es bastante desalentador pero los responsables tendrán que asumir el costo de su falta de iniciativa.

Muchas gracias por tus anotaciones tan interesantes.
Martín.

malena dijo...

Hola Martín y Silvia,
quería decirles que he comentado las entradas del 17 y 18 de este mes y la propuesta de Silvia en http://coleccionplanta29.com/presentacion-de-coleccion-planta29
Esto es la nueva colección Planta 29 que sacan adelante ediciones El Cobre junto con La compañía de las Indias Electrónicas y el BBVA y que dirige David Deugarte.
Vamos a ver si estas buenas ideas dejan de caer en tanto saco roto
Un saludo fuerte

martín gómez dijo...

Malena, mil gracias por alimentar y reproducir la discusión en otros ámbitos. Muchas veces las organizaciones se sensibilizan frente a este tipo de temas cuando se les hace eco en distintos escenarios porque así se convierten en asuntos de la agenda del sector.

Sería muy interesante que en este caso pasara algo así.

Un saludo.
Martín.