viernes, 25 de enero de 2008

dinámica de trabajo cooperativo en red entre pequeños editores

Antes de que empezara la segunda mesa redonda del ciclo “Gutemberg tras la red”, Enrique Redel —el editor de Impedimenta— me contó que de manera informal él y algunos editores amigos se mantienen al tanto con respecto a los autores que van a publicar y que cuando alguno de ellos se encuentra con un texto, un autor o una información que pueda interesarle a algún otro se lo comunica inmediatamente. Según entendí, a este grupo pertenecen los editores de Libros del Asteroide, Periférica, Bartleby, Sexto Piso, Gadir, Nórdica, Impedimenta y algunos otros.



Lo que están haciendo estos editores no es más que poner en funcionamiento una dinámica de trabajo cooperativo en red basada en el intercambio de información que comparten porque cada quien tiene muy clara su línea y la de los demás en la medida en que cada uno de ellos ha identificado el segmento del mercado en el que quiere posicionarse. La cooperación entre editores que compiten entre sí por el tiempo, la atención y el dinero de los lectores es posible porque cada editor parece haber definido muy bien los intereses específicos del tipo de lector al que quiere llegar.


Está claro que en ocasiones los registros que manejan algunas de estas editoriales coinciden debido a la existencia de intereses afines y que la evolución de la línea editorial de cada una de ellas puede llevar a la aparición de nuevas coincidencias. Sin embargo, la competencia entre amigos dentro de un mismo segmento de mercado no necesariamente es un problema porque con el tiempo cada editorial ha ido y seguirá encontrando su lugar a través de la manera como se define y se posiciona de cara no sólo a los lectores sino también a los demás actores del sector.


Me parece que este tipo de iniciativas que buscan sumar esfuerzos constituyen una excelente estrategia de los editores pequeños para garantizar su supervivencia contrarrestando lo que podríamos llamar "el efecto aplanadora" que produce la concentración de la propiedad de la industria editorial en unos pocos grandes grupos.

6 comentarios:

Impedimenta dijo...

Amigo Martín, me alegro de que hayas sacado este tema. Añadir que otro de los editores amigos a los que consulto, y que me ayudan con su consejo, es Nórdica, que está haciendo una labor excelente.
Se trata de dinámicas que ayudan a hacerse, además, una buena idea del auténtico panorama de intereses y gustos de los editores que estamos empezando. Esta misma mañana hablaba con una periodista, que me decía lo mismo, y hablaba de una conjunción de intereses, propuestas y valores.
Espero que esto genere ruido entre los amigos.

martín gómez dijo...

Enrique, yo intuía que existía esa cooperación en red desde que se publicaron en el blog de Impedimenta las entradas sobre la gira promocional que hiciste con Libros del Asteroide y Periférica.


Para hacerle justicia a Nórdica, la añado al listado de editoriales que menciono en la entrada, ¿vale?

Martín.

Shangri-la dijo...

Invitamos a visitar nuestra publicación. Un saludo.

zbelnu dijo...

Efectivamente, son iniciativas inteligentes para consolidarse y apoyarse frente a los grandes...
Oye, Martín, recén vi tu comentario en mi blog de artículos, gracias! No tenía puesto el avisador...

Andréia M. dijo...

Ay, ¡cómo me encanta convertir el mundo en un pañuelo! Pues que los editores que están empezando sepan que cuentan con el apoyo de agentes literarios que están empezando. El otro día te conocí a tí, que me presentaste a Enrique, que me habló de Luis Solano, cuyo autor brasileño que figura en su catálogo - Edgard Telles Ribeiro - conocí personalmente en Nueva Zelanda (!) y resulta ser el papá de un viejo amigo, que actualmente vive en Nueva York. Por si no bastara, acabo de hablar por teléfono con Santiago, de Sexto Piso, sobre temas editoriales íbero-mexicanos. Y todo eso porque tengo aquí, muy modestamente, a los futuros grandes nombres de la literatura brasileña para ofrecerles. Yo encantada, encantadísima. Para todo lo que necesiten.
Um beijinho.

martín gómez dijo...

Andreia, tengo la impresión de que estamos en un momento bastante especial y de que en el aire hay un montón de oportunidades por aprovechar gracias a esa dinámica en red que ha surgido espontáneamente.

Éste puede ser el momento para que los pequeños nos abramos un lugar, así que muy buena suerte.

Seguro que de aquí saldrán grandes cosas. Las brutales coincidencias que mencionas con respecto a Edgard Telles Ribeiro son una señal que no podemos desestimar.

Seguimos en contacto.
Martín.