martes, 11 de diciembre de 2007

balance/07 [ 2 ] / algunos de los libros que no pude leer este año


Últimamente leo poquísimo. Tengo muy poco tiempo para hacerlo y me cuesta mucho trabajo encontrar un libro cuya lectura no me tome más que un par de días y que se adecue a mi estado de ánimo del momento. Si una semana me va bien es porque he encontrado una novela corta o un libro de textos breves que he podido leer sin ningún problema. El caso es que no he sido capaz de terminar ninguno de los tres o cuatro últimos libros que he empezado a leer —los más recientes son Un dulce olor a muerte, de Guillermo Arriaga, y Les choses, de Georges Perec—.


Me refiero a lecturas de entretenimiento, claro. De esas que escojo para olvidarme de todo durante mi tiempo libre. Porque claro, entre Bestiario, la editorial y mi investigación sobre marketing viral termino leyendo muchísimo. De hecho, creo que la lectura es la actividad a la que más tiempo dedico entre semana. Afortunadamente me gusta mucho lo que hago, por lo cual la mayor parte de las veces no puedo decir que las lecturas que hago por trabajo no me generan placer.


Lo que pasa es que hay ciertas lecturas que por lo menos inicialmente son un fin en sí mismo para mí, mientras que hay otras que hago en función de alguna otra cosa. Con mis lecturas de entretenimiento voy a mi ritmo, sin prisa. Pero con mis lecturas funcionales hay una presión externa que me marca un ritmo vertiginoso que hacia el martes en la mañana me hace sentir que ya me he gastado toda la energía de la semana.


Hace poco se me ocurrió que sería interesante hacer un listado de algunos de los libros que me habría gustado haber leído este año y que no pude leer. Ahí va:


- La Trilogía Deptford, de Robertson Davies

Compuesta por: El quinto en discordia, Mantícora y El mundo de los prodigios

Libros del Asteroide

Barcelona, 2006 - 2007


- Hablemos de langostas, de David Foster Wallace

Mondadori

Barcelona, 2007


- El aliento del cielo, de Carson McCullers

Seix Barral

Barcelona, 2007


- Chicago Blues, de Roddy Doyle

Lumen

Barcelona, 2006


- El maestro Juan Martínez que estaba allí, de Manuel Chaves Nogales

Libros del Asteroide

Barcelona, 2007




Sería interesante conocer qué piensan con respecto a ellos quienes hayan leído alguno de estos libros que por lo pronto yo no podré leer.

7 comentarios:

Javier Moreno dijo...

¿Y por qué no los pudo leer? ¿Lo intentó o le faltó tiempo?

martín gómez dijo...

Falta de tiempo y nada más. ¿Usted se leyó el de David Foster Wallace?

El llegidor pecador dijo...

La trilogía Deptford es impresionante.

Dicen que:
"Robertson Davies demostró sobradamente que siendo fiel a los modos tradicionales de la novela cualquier día iba a parecer moderno."

martín gómez dijo...

Pues no eres el primero que me lo dice. Pronto me animaré a empezar a leerla.

Seguimos en contacto.
Martín.

Javier Moreno dijo...

He leido algunos ensayos de ese libro. DFW es mejor ensayista que novelista, diría yo. Pero esa es una opinión controversial incluso dentro de mí mismo.

Arantxa dijo...

Leí El quinto en discordia este agosto, con avidez, que es como suelo leer los libros que me entusiasman.
Acababa de terminar Vinieron como las golondrinas, de William Maxwell, una joya, así que tengo un recuerdo magnífico de esos diez días de verano.
Para navidad me reservo Mantícora. Lo tengo desde mi cumpleaños, pero me lo reservo para disfrutarlo con calma.

martín gómez dijo...

Caramba, pues ya me contarás cómo te va con Mantícora. Al parecer esta trilogía es cosa seria, ¿no?

Yo también tengo un recuero muy bonito de cuando leí Vinieron como golondrinas. El relato está lleno de detallitos sutiles que le dan una atmósfera muy especial. Para mí es un libro verdaderamente entrañable.

Gracias por tu comentario.
Un saludo.
Martín.