lunes, 12 de marzo de 2007

nuevas publicaciones de textos inéditos y dispersos de roberto bolaño

Roberto Bolaño murió a los 51 años, justo cuando estaba alcanzando la madurez en su carrera como narrador —a la que, según dicen los entendidos, ya había llegado años atrás en el campo de la poesía—. Si sus primeras novelas sugieren un escritor con madera, sus libros de cuentos y sus últimas novelas dejan ver al escritor consolidado en todo su esplendor —como lo demuestra el reconocimiento recibido por Los detectives salvajes en los premios Herralde y Rómulo Gallegos—. De hecho, se dice que en el momento de su muerte Bolaño estaba terminando la última de las cinco novelas que componen ese megaproyecto que un año después de su muerte sería publicado en un solo tomo —y no por separado, como él lo había deseado por razones meramente económicas— bajo el título de 2666.

Anagrama acaba de publicar dos recopilaciones de textos de Bolaño: en primer lugar, el libro de relatos El secreto del mal; y, en segundo lugar, La Universidad Desconocida, la compilación de poemas que Bolaño mismo emprendió y que recoge una parte importante de la obra poética de sus años de formación. Al sacar a la luz textos dispersos e inéditos de Bolaño, la aparición de El secreto del mal y de La Universidad Desconocida contribuye no sólo a ampliar el conocimiento de su trabajo sino también a fortalecer las bases sobre las que reposaría el proyecto de definición de su obra completa.



Tras la muerte de Bolaño, además de 2666 Anagrama publicó tanto la colección de cuentos y ensayos El gaucho insufrible como Entre paréntesis, una compilación de ensayos, artículos, discursos y entrevistas. De la misma manera, hace un tiempo Acantilado reeditó Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce —la novela que el autor chileno escribió conjuntamente con Antoni García Porta— y publicó Para Roberto Bolaño, un pequeño libro en el que Jorge Herralde recoge algunos textos suyos sobre Bolaño y unas cuantas entrevistas concedidas por éste a varias publicaciones latinoamericanas y españolas.

Por otro lado, en Chile se han publicado recientemente varios libros que recogen una cantidad importante de textos de y sobre Bolaño: Roberto Bolaño visto por sí mismo: entrevistas escogidas, Territorios en fuga. Escritos críticos sobre la obra de Roberto Bolaño y Roberto Bolaño, la escritura como tauromaquia. Por su parte, el Institut Català de Cooperació Iberoamericana de Barcelona publicó en 2005 Jornadas Homenaje a Roberto Bolaño (1953-2003).

La publicación de todos estos libros demuestra que Bolaño es mucho más que un escritor de culto y que tanto la crítica como el público siguen reconociendo el valor de su obra, cuya prosa es de una calidad literaria que me parece sobresaliente. De hecho, considero que la narrativa de Bolaño se caracteriza por articularse en torno a historias atractivas, sólidamente estructuradas y bien desarrolladas a través de un manejo impecable del lenguaje, por explorar con una buena dosis de ingenio y de sentido del humor territorios tanto nuevos como ya recorridos, por tener un tono cálido, por la abundancia de figuras poéticas certeras y por estar poblada por personajes entrañables.

Lo único que me molesta de la aparición tanto de éstas como de futuras publicaciones que siempre alegrarán al fetichista, al estudioso y a los lectores sistemáticos del Bolaño es que el afán de no dejar nada inédito puede terminar no sólo sacando a la luz textos que no están lo suficientemente depurados para ser publicados, sino también creando en torno al autor un mito que los banaliza a él y a su obra.

5 comentarios:

zbelnu dijo...

Sí, eso pasa. Los herederos necesitan dinero y los editores intentan también ganar. Yo traduje cuentos desechados de Patricia Highsmith, llenos de faltas y errores, con algunas ideas, pero poco más.
El Bolaño que más me gusta es el de Llamadas telefónicas, y el de Estrella distante y Literatura nazi en América. Sus cuentos son estructuralmente geniales, su tono es de esos que no quisieras dejar, la habilidad para subvertir géneros, su ironía y su capacidad de reproducir personajes fascistas mitómanos... Es una lástima que no tuviera más tiempo.

martín gómez dijo...

Sí, de hecho lo primero que leí de Bolaño fue Llamadas telefónicas que es un libro que me sorprendió gratamente. Y luego leí justamente Estrella distante, que me parece que tiene unas figuras poéticas lindísimas. Bueno y ese de La literatura nazi en América me hizo mucha gracia.
Después fue raro enterarme de que Bolaño, que desde el principio me pareció un escritor tan bueno, se metió en la narrativa para encontrar en la escritura un medio de subsistencia.

Anónimo dijo...

Te refieres a económicamente. Bueno a mí(y también lo comparto)me desagrada que se forme un círculo de gruppies en torno a Bolaño. Estoy seguro que él hubiera desaprobado las acciones que se están tomando. Tanto así, que dijo que si volviera a Chile se convertiría 'en una estatua de sal', lo que le parecería 'el colmo del mal gusto'.
Lo primero que leí de Bolaño fue El gaucho Insufrible(dispareja), pero luego por suerte me topé con 2666 donde el juego ya es otra cosa. La literatura nazi me parece extraordinaria; crear unos poetas y escritores tan inexistentes como su propia literatura.

martín dijo...

Yo soy medio neurótico y detesto la actitud del fan porque me parece que te lleva a perder la perspectiva y el sentido crítico. Por eso aunque me gusta disfrutar las cosas apasionadamente, prefiero e intento juzgarlas de una manera desapasionada.

Anónimo dijo...

Desafortunadamente no todos adoptan esa posición y se dejan atraer por las olas y el calor del puro fanatismo. Con la traducción de ''Los detectives salvajes''(The savage detectives) solo espero que reconozca a Bolaño como el gran narrador que fue.