viernes, 3 de abril de 2009

notas sueltas [ 4 ] / lecciones de los desarrolladores de software para los editores, parecidos en portadas y el "idealismo mágico" de ángela becerra

Tim O’Reilly es una de esas personas que parece haber entendido de qué va ese rollo de la edición de contenidos en formato digital. De hecho, parece que O'Reilly Media ha encontrado un modelo de negocios que le ha permitido adaptarse exitosamente a los cambios que están teniendo lugar debido a la emergencia de los contenidos digitales y de los dispositivos electrónicos de lectura. Quizás el tema y la naturaleza de los contenidos que edita expliquen la capacidad de adaptación de O’Reilly Media frente al cambio tecnológico: ésta es la editorial de referencia de manuales de lenguajes de programación y software, textos de tipo modular cuyas partes pueden comercializarse perfectamente por separado —a diferencia, por ejemplo, de una novela—.




Hace poco O'Reilly publicó en su blog una entrada titulada “What Publishers Need to Learn from Software Developers”“Lo que los editores necesitan aprender de los desarrolladores de Software”— sobre la discusión que tuvo lugar durante el proceso de producción de The Twitter Book. En ella O'Reilly cita a Andrew Savikas, que dice:


‘The more I think about it the more obvious it's becoming to me that the next generation of authoring/production tools will have much more in common with today's software development tools than with today's word processors.


Software developers spend enormous amounts of time creatively writing with text, editing, revising, refining multiple interconnected textual works —and often doing so in a highly distributed way with many collaborators. Few writers or editors spend as much time as developers with text, and it only makes sense to apply the lessons developers have learned about managing collaborative writing and editing projects at scale’.


***


En los blogs sobre publicidad es frecuente encontrar entradas que señalan parecidos sospechosos entre piezas nuevas y otras que han sido producidas en el pasado en el marco de campañas de productos distintos. Aquí van dos ejemplos de esto mismo en el ámbito de las portadas de libros: el primero de ellos salió hace casi un año en el blog de la librería Negra y Criminal y el segundo no hace mucho en The Book Design Review.






***


A propósito de la escritora colombiana Ángela Becerra, una autora de Planeta que acaba de ganar el III Premio Iberoamericano Planeta Casa América de Narrativa con la novela Ella que lo tuvo todo, se dice que es ‘la precursora del "idealismo mágico"’.




Si alguien sabe en qué consiste esta nueva corriente narrativa, le agradecería que me lo explicara.




11 comentarios:

Xpectro dijo...

O'Reilly rules. Es bastante centrado y lleva 10 años haciendo el salto a lo digital. Claro, tiene ventaja pues sus lectores y contenidos vienen del universo digital... así que, va con una perspectiva diferente.

Por otro lado, si el realismo mágico es la realidad sorprendente, este nuevo "estilo" ha de ser un reconocimiento que ahora ni las ideas son reales en nuestra parte del planeta tierra. Complicado, no? ;-)

martín gómez dijo...

Para O'Reilly lo digital ya debe ser su medio natural en parte debido a la naturaleza de sus contenidos y de su público.

¿Si Musidramas era un programa romántico, por qué Ángela Becerra no puede ser una escritora mágicamente idealista?

René López Villamar dijo...

Concuerdo con lo dicho sobre O'Reilly. Su capacidad para comprender las necesidades de sus lectores es impresionante.

Por otro lado, ahora que uso Ubuntu como sistema operativo, me he encontrado con toneladas de aplicaciones para manejar proyectos, ordenar notas y similares, creadas especialmente para desarrolladores de software, pero que me llaman la atención en las enormes posibilidades que tendrían para editores y escritores con un poco de adaptación.

Pero a diferencia de O'Reilly, la gran parte del mundo editorial parece vivir en otra época.

Nanda dijo...

A mi lo que me da tristeza con Ángela Becerra es que la publique una editorial tan bonita como es Villegas. No recuérdo quién me contó alguna vez, de buena fuente, que ella así de melosa y todo era la consentida allá porque es la autora que más le plata le genera a la editorial. Una pena total.

martín gómez dijo...

René, lo de las aplicaciones de Ubuntu de las que hablas suena interesantísimo. ¿Podrías decirnos más al respecto, porfa?

Cómo me gustaría poder decirte que te equivocas cuando dices que 'a diferencia de O'Reilly, la gran parte del mundo editorial parece vivir en otra época'...

Seguimos...

martín gómez dijo...

Nanda, los libros de gran formato de Villegas suelen ser lindísimos pero sus colecciones de bolsillo no se caracterizan precisamente por el buen gusto ni en la selección de los textos ni en el diseño (salvo contadísimos títulos que hacen la excepción).

A mí una fuente confiable me pasó algún chisme sobre las razones del éxito de los primeros libros de Ángela Becerra que publicó Villegas y créeme que la editorial no sale nada bien parada con las jugadas poco católicas que hizo para generar un fenómeno de ventas.

Saludos...

René López Villamar dijo...

Hay una buena cantidad de herramientas para manejar proyectos (taskjuggler, openproj), controlar versiones (git, bazaar), tomar notas (basket, tomboy, tuxcards) y crear documentos a partir de mapas mentales (kdissert-semantik) y editar texto (gedit, vim). Son cosas que los desarroladores usan para crear código, ordenarlo y manipularlo en grandes proyectos.

Como el código al fin y al cabo es texto y hasta hace poco Linux era principalmente para desarrolladores, el sistema es muy bueno para trabajar con texto.

¿Cómo aplica esto a la editorial? Imagina un programa donde el editor controla todas las aportaciones, con una interfaz web para que autores, correctores, diseñadores, traductores y demás puedan controlar su parte del proyecto...

Todo sin que se pierdan correos, los discos o archivos no abran, etc. y controlando tiempos e incluso gestionando pagos.

(Algunos periódicos y revistas ya usan cosas así y muchos de esos servicios corren en Linux o UNIX. Seguro O'Reilly hace cosas de ese estilo.)

Para los autores, las posibilidades para tener organizadas sus notas, bibliografía, capítulos, investigaciones previas y ordenar sus ideas. Muchos programas para desarrolladores trabajan bajo premisas paralelas, de forma sistemática y ordenada, gracias a las plataformas de desarrollo.

Sí, hay mucho que aprender de los desarrolladores de software y nos vamos quedando cortos, muy cortos.

Martín Franco dijo...

Cuente el chisme de las jugadas que hicieron para promover a Angie Becerra, Martín. Y Nanda: no veo la razón de tanta pena porque genere plata; antes al contrario: ahí deben andar dichosos. Pena lo del premio, pero ya sabemos que los que dan las editoriales... buf: mucha lora se ha dado sobre eso.

thereader dijo...

A mi tambien me gustaria saber en que consiste el idealismo magico. Implicaria la existencia de otro movimiento literario, el "materialmo magico", del que no he tenido noticia. O tal vez el autor de la nota se referia a otra vertiente del realismo magico...?
No he leido a Angela Becerra, y es precisamente porque todas las notas escritas alrededor de su obra emanan cursileria. La nota que anuncia su premio habla de una obra de "intenso perfume romantico". Me alegra que una escritora colombiana tenga exito, pero me gustaria que las notas que se escriben acerca de sus obras me motivaran a leerla.

Nota: La ausencia de tildes es intencional. No he aprendido a colocarlas en mi computator portatil.

martín gómez dijo...

René, interesantísimo todo lo que describes. Muchas gracias por compartir esta info.

Conozco algunas herramientas de gestión de proyectos y de diseño de mapas mentales pero nunca había pensado en la posibilidad de buscarles una aplicación en el marco de la actividad editorial. Y la verdad es que con un buen set de herramientas se puede facilitar mucho el trabajo no sólo dentro de cada uno de los eslabones de la cadena de producción, sino también en el paso de uno a otro.

Para empezar a hacerlo y salir del atraso sólo hace falta voluntad.

Seguimos...

martín gómez dijo...

Yo no tengo ni idea qué carajos será eso del idealismo mágico pero la verdad es que no creo que las obras a las que se les pone esta etiqueta me gusten.

¿Quién se inventará esas etiquetas y bajo qué criterios lo hará? ¿Existirá el materialismo mágico? ¿Aparte del adjetivo, existirá algún elemento en común entre el realismo y el idealismo mágico? ¿Estará Ángela Becerra de acuerdo con la atribución de esta etiqueta a su obra?

No sería raro que en universidades gringas ya se estén realizando simposios y escribiendo tesis doctorales al respecto.

Saludos.
Martín.