viernes, 9 de mayo de 2008

¿la próxima de garcía márquez?

Cada vez que García Márquez abre la boca a mí se me ponen los nervios de punta, sobre todo si lo hace para anunciar la salida de un nuevo libro. Me cuesta trabajo aceptar que el autor de Memorias de mis putas tristes sea el mismo que años atrás escribió Cien años de soledad, El otoño del Patriarca, Crónica de una muerte anunciada y El amor en los tiempos del cólera.


Esta semana me han entrado otra vez los nervios después de que leer en el periódico El Tiempo la siguiente declaración del periodista Darío Arizmendi: ‘Tuve la fortuna de estar este fin de semana en México con el escritor y puedo asegurar que le está dando los últimos toques a su nueva novela’.


El titular de la noticia hace que el anuncio de Arizmendi me parezca aún más alarmante: ‘García Márquez da los últimos toques a novela de amor que publicará este año’*.



Supongo que llega un momento en el que a los escritores les entra el cansancio como a cualquier otra persona. Tengo claro que la obra de un autor evoluciona desde todo punto de vista —al fin y al cabo su producción es una búsqueda en la que el proceso lo es casi todo—. Y también me parece razonable que cuando uno ha hecho una buena carrera dedique su vejez a cuidar las plantas, a llevar a sus nietos al parque, al bricolage o a echarse en el sofá a leer el periódico.


Sin embargo, hay algo que todavía no he podido entender: ¿cuáles criterios o motivaciones han llevado a García Márquez a publicar sus últimos libros, que dejan una mancha en el conjunto de su obra?


Teniendo en cuenta que García Márquez es una celebridad que no debe tener mayores preocupaciones económicas, no creo que sus motivaciones sean el dinero —anticipos, royalties, etc.— y la fama. Esto me hace pensar en la posibilidad de que él esté satisfecho con lo que está escribiendo, que de ser así hablaría muy mal de él.




* ¡Madre mía!

6 comentarios:

Javier Moreno dijo...

Parece que la secretaria de GGM –quien transcribe todos sus textos– no estaba enterada de la Chiva de Arismendi. :P

Editores dijo...

Le recuerdo, sin ánimo de polemizar, que Gabo dispone de varios registros narrativos. No es el mismo Gabo el de la crónica, que el del colera o los 100 años o los relatos de la mamá grande, que el del coronel o la hojarasca, o el de los cuentos peregrinos.
:-) Mismo escritor, diferentes registros.

martín gómez dijo...

De acuerdo con lo de los registros. En el caso de García Márquez está clarísimo y me parece admirable que un escritor pueda manejar fácilmente varios registros a la vez.

Sin embargo, me parece que las últimas publicaciones de García Márquez no están a la altura de las obras que menciono en esta entrada —que son propias de un escritor maduro y consagrado—.

No eres la única persona que me ha manifestado no compartir mi punto de vista.

Muchas gracias por el comentario. Espero que te sigas pasando por acá.
Martín.

Camilo Jiménez dijo...

A mí me pasa lo mismo, siento nervios con esas declaraciones, me han defraudado las dos últimas publicaciones de nuestro gran Nobel. Por otro lado, la fuente no es nada confiable: Arismendi es si se quiere el más burro de los periodistas de este país, en el que los periodistas burros y mediocres son legión. Habrá que ver.

martín gómez dijo...

¡Claro, Camilo!

Arizmendi es un bocón y un lame culos arrodillado que hace lo que sea por una chiva.

De hecho, parece que la secretaria de García Márquez lo desmintió...

Roberto Angulo dijo...

Yo creo que Del amor y otros demonios, ese homenaje al siglo de oro español que arranca con la imagen de Polifemo y Galatea "un perro cenizo con un lucero en la frente" es la última gran obra de GGM.

En cuanto a Memoria de mis putas tristes pienso que es un intento fallido, lo cuál no es tan dramático pero sí muestra un cambio que vale la pena anotar: GGM, acostumbrado a "encontrar" con su obra, ahora "busca". Hay pintores que encuentran y otros que buscan, entre los primeros Picasso o Balthus, entre los segundos, casi todos. Igual pasa en la literatura, la factura de tal vez toda la obra de Borges y de las novelas que Mártin cita de GGM son testimonio de autores que "encuentran" una historia, una metáfora...cuando uno las lee da la sensación que no pueden suceder otras cosas y que tampoco hay mejores formas para decirlas ("el nombre es el arquetipo de la cosa", algo así)...

Hasta donde supe, GGM tiene Alzheimer y hace varios años no escribe una cuartilla...si uds se fijaron, el discurso del homenaje en Cartagena era un refrito y el del homenaje a Mutis lo había escrito hace décadas.

A mi la verdad el embeleco de la nueva novela me alegró, y por momento me dio curiosidad pensar en 250 páginas más de GGM...me llama la atención que no se retire para dejar su obra en una urna platónica y que no le de verguenza "buscar" al cabo de viejo y escribir novelas con las tuercas por fuera. Pero claro, solo mártin sabe lo parcial que puede ser un comentario mio sobre GGM...