miércoles, 23 de abril de 2008

la euforia de sant jordi

Ayer las librerías que visité para hacer la lista de los libros que me gustaría que me regalaran en Sant Jordi parecían una sala de emergencia de un hospital de guerra: desde hace varios días y hasta último momento no dejaban de llegar furgonetas que descargaban cajas y cajas, por todos lados se acumulaban pilas de libros y quienes querían hacer sus compras por adelantado se amontonaban tanto en las mesas de novedades como en las cajas.



‘Sólo a esta librería, en los últimos días han llegado 40.000 libros para Sant Jordi. Hemos tenido que poner libros hasta debajo de las mesas’, me dijo agobiado un dependiente de La Central del Raval. ‘Además, hay que tener lo que la gente busca’.


Supongo que se refería a las pilas que teníamos al lado nuestro porque se trataba de títulos que normalmente forman parte de la oferta de la librería pero no del fondo en el que ésta quiere hacer énfasis: El juego del ángel, de Carlos Ruiz Zafón, y Un mundo sin fin, de Ken Follet. Parece que en este Sant Jordi también se aprovecha el auge la novedad para jalonar la venta de La sombra del viento y Los pilares de la tierra.


Se prevé que este Sant Jordi será un duelo entre Ruiz Zafón y Follet. ¿Qué pasará con La bodega, de Noah Gordon, y con El niño con el pijama de rayas, de John Boyne?


A juzgar por las reservas que tienen las librerías para satisfacer la demanda de Sant Jordi, el listado de títulos que seguramente también venderán mucho está lleno de registros y matices bastante distintos:


- Vida y destino (Vida i destí, recién salido en catalán), de Vasili Grossman


- Kafka en la otra orilla, de Haruki Murakami


- Cien años de soledad (edición conmemorativa), de Gabriel García Márquez


- El corazón helado, de Almudena Grandes


- Tu rostro mañana, de Javier Marías


- Un día de cólera, de Arturo Pérez-Reverte


- Exploradores del abismo, de Enrique Vila-Matas


- La elegancia del erizo, de Muriel Barbery


- Mil cretins (Mil cretinos), de Quim Monzó


- El asombroso viaje de Pomponio Flato, de Eduardo Mendoza


- Saber perder, de David Trueba


Vale la pena destacar la presencia en este listado de tres banderas de la literatura española contemporánea —Javier Marías, Arturo Pérez-Reverte y Almudena Grandes— y de tres figuras emblemáticas de las letras catalanas —aunque dos de ellos escriban en castellano— cuya obra tiene una enorme repercusión en Catalunya y más allá de sus fronteras: Quim Monzó, Enrique Vila-Matas y Eduardo Mendoza.


Salgo ya mismo a comprarme mi regalo de Sant Jordi y el que le daré con un mes de retraso a Anita cuando regrese a Barcelona.

1 comentario:

Garvin dijo...

Yo acabo de venir de la librería y hay veinte veces más de gente que suele haber en un día normal a la misma hora. Odio los sitios masificados. He cogido el libro que voy a regalar: Nocilla experience, y me he vuelto en un santiamen.