martes, 4 de noviembre de 2008

historia y opiniones de teresa cremisi en el caixaforum de barcelona


En las jornadas “La edición se reinventa” —cuya última sesión tendrá lugar este jueves en el CaixaForum de Barcelona— la semana pasada el turno le correspondió a la editora italiana Teresa Cremisi, quien actualmente es la directora general del Groupe Flammarion y que fue presentada por el editor Jorge Herralde.


¿Una italiana dirigiendo el cuarto mayor grupo editorial francés? Precisamente éste fue uno de los detalles que destacó Herralde al presentar a Cremisi: una mujer extranjera ha alcanzado la máxima posición en un mundo machista y chauvinista como lo es el de la edición francesa.


Cremisi hizo un relato en el que contó de manera bastante amena su historia y en el que expresó con mucha franqueza algunas de sus opiniones con respecto al mundo editorial y al oficio de editor. Los siguientes son algunos de los hechos de su propia trayectoria profesional que Cremisi destacó:


- En 1963, cuando tenía 18 años, entra a trabajar en el área de diccionarios de la editorial Garzanti para poder pagarse la universidad. Allí Cremisi hace una larga carrera en la que desempeña diversos oficios, que la lleva a ser codirectora general y que termina en 1989.


- En 1989 Cremisi tiene un encuentro con Antoine Gallimard, quien le propone irse a trabajar con él a París.


- Durante 16 años esta editora italiana es la directora editorial de Gallimard, una de las editoriales más prestigiosas del mundo y uno de los iconos más representativos de la cultura de las letras francesa.


- En 2005 Teresa Cremisi deja Gallimard para asumir el cargo de directora general del Groupe Flammarion —que desde 2000 pertenece al grupo italiano RCS MediaGroup—.



Estos son los hechos. Pero, ¿qué piensa Teresa Cremisi acerca de su trayectoria y del oficio de editor?


- La edición es un oficio terriblemente infernal y divertido a la vez.


- El trabajo de un editor depende mucho de factores como el lugar donde vive, su lengua y el tipo de cosas que publica.


- A partir de su experiencia, no es lo mismo ser editor en Italia que en Francia porque las condiciones y las prácticas del medio, los recursos disponibles y el perfil del público varían mucho de un país a otro.


- Literalmente en la edición todo pasa por la palabra: además de editar textos, es necesario pasar horas enteras al teléfono, responder mails y dedicar mucho tiempo a las conversaciones de café.


- El oficio de editor necesita una mezcla de gusto e inteligencia: el gusto tiene que ver con identificar la buena literatura y la inteligencia está relacionada con la capacidad de detectar lo que va a funcionar comercialmente.


- No es fácil identificar los libros que van a ser populares porque hay en juego muchos factores que introducen un alto nivel de incertidumbre. Cremisi, por ejemplo, compró al principio de su carrera para Garzanti los derechos de Love Story, que en el mercado italiano vendió un millón de ejemplares. Por más confianza que tuviera en sus apuestas posteriores, pasó mucho tiempo antes de que alguna de ellas volviera a tener un éxito así de contundente.


- Quien acaba de llegar a una editorial debe entender el ADN de ésta y contribuir a su desarrollo para poder hacer libros que encuentren su público.


- Un coup consite en generar éxitos editoriales y durante el último año Teresa Cremisi ha producido tres: L'aube le soir ou la nuit, el libro que hizo Yasmina Reza tras pasar un año siguiendo a Nicolas Sarkozy durante la campaña presidencial; Jour de souffrance, de Catherine Millet; y, por último, Ennemis publics, la correspondencia entre Michel Houellebecq y Bernard-Henri Levy.


- El paso de Gallimard a Flammarion significó dejar el ámbito de la edición independiente para ir a trabajar a un gran grupo que cotiza en bolsa y donde, por lo tanto, la revisión de los estados financieros es rigurosa y permanente.


- Teresa Cremisi nunca montó su propia editorial porque quería ser editora y no empresaria. Sin embargo, ahora en Flammarion tiene que asumir ambos roles: mientras que en las mañanas está leyendo manuscritos y reuniéndose con autores en una oficina ubicada en Odeon, en las tardes está atendiendo asuntos de gestión en los cuarteles generales del grupo que dirige.



He recogido los aspectos de la intervención de Cremisi que más me parecieron interesantes. Me gustó la manera como se articularon en su relato el testimonio de su experiencia y las conclusiones a las que ésta le ha permitido llegar. Se trata de opiniones bastante sencillas y a la vez reveladoras que se derivan del desarrollo de un know how y que a falta de ese razonamiento ligado al relato de la experiencia vivida nunca ningún manual de edición podrá transmitir con la misma agudeza y contundencia.

4 comentarios:

Impedimenta dijo...

Amigo mío, interesantísimo. Yo estaba en otras lides en aquel momento, pero me llegaron ecos de la comparecencia de la Cremisi. Y estaba deseando que alguien me dijera cómo fue. Tipa admirable.

martín gómez dijo...

Enrique, claramente tú estabas en una lid mucho más importantes en ese momento.

La Cremisi es un personaje interesantísimo tanto por su historia tan peculiar como por sus opiniones. Su charla fue una gozada total.

Blumm dijo...

Joder, esto es una síntesis sin desperdicio. Hasta las comas hablan.
Muchísimas gracias, Martín.

PD: Envío post mis compañeros de máster.

martín gómez dijo...

¡Hombre, Bernardo, mil gracias!

Qué alegría que encuentres info valiosa aquí.

Un abrazo.
Martín.