jueves, 27 de noviembre de 2008

fil [ 2 ] / rumbo a guadalajara

Superadas todas las pruebas de registros de inmigración, visados y aduanas: pasada la ansiedad, ya estamos en Guadalajara.


Ya nos zampamos un desayuno ranchero en equipo, hicimos la siesta y dentro de un rato veremos a la gente de la FIL para definir detalles sobre nuestro plan de trabajo para los próximos días.


Aquí van unas fotos de las cerca de 18 horas que pasamos entre aviones y aeropuertos.




Miércoles 26.11.2008, 21.27: Pablo y Garci, matando el tiempo en la sala de espera del aeropuerto de Barcelona


***



Jueves 27.11.2008, 7.04: Pablo y Garci, hechos polvo en la sala de espera del aeropuerto de México D.F. y con la ansiedad de estar cada vez más cerca de Guadalajara


***




Jueves 27.11.2008, 7.09: Elena Martínez (de Taurus) y Santiago Tobón (de Sexto Piso), con quienes nos encontramos en el aeropuerto de Madrid, de cachondeo en la sala de espera del aeropuerto de México D.F.


***



Jueves 27.11.2008, 7.37: Elena, Santiago, Pablo y Garci, haciendo la fila para abordar el avión de Mexicana de Aviación México D.F. - Guadalajara


***



Jueves 27.11.2008, 7.41: Elena y Santiago, abordando el avión de Mexicana de Aviación México D.F. - Guadalajara


***



Jueves 27.11.2008, 7.43: Pablo y Garci, abordando el avión de Mexicana de Aviación México D.F. - Guadalajara

4 comentarios:

Javier Moreno dijo...

Ya se vio que eso va a ser mucha rumba y poco trabajo...

Lo que pasa es que a la rumba le dicen "networking", para no sentirse tan mal.

martín gómez dijo...

Muchas veces una noche de networking es más productiva que 12 horas frente a un escritorio...

Andreia Moroni dijo...

Qué envidia... (de la buena, ¡por supuesto!) Yo aquí me quedo, este año llego un poco tarde a Guadalajara, ya casi en el trineo de Papá Noel. Otra vez será, de todas maneras aunque no estén los editores estarán los tacos para consolarme.
Qué bien ver tantas fotos y las caritas de los "culpables" por si un día nos cruzamos con ellos por la calle.
Un abrazote,
A.

martín gómez dijo...

Tranqui que el próximo año seguro venimos juntos. Con o sin FIL, venir a Guadalajara es un placer por la gente, el clima y la comida.

Que suerte la tuya por tener un pretexto de peso para venir por acá a menudo.

Besos.
Martín.