jueves, 8 de enero de 2009

no, señor, aquí no se intercambian links

Ayer me llegó a mi correo electrónico el siguiente mensaje:


Hola buenas tardes, soy XXX uno de los autores de un blog de novela historica http:/yyy.blogspot.com/ (tengo tambien otros blogs de bolsa como http://www.zzz.com/) querria saber si estarias interesado en intercambiar enlaces con nosotros.


Si estas interesado yo podria ponerte un enlace desde nuestro blog http://yyy.blogspot.com/ o si prefieres que el enlace sea no reciproco desde el blog http://zzz.blogspot.com/ que esta bastante bien posicionado (PageRank 3), el nombre de nuestro blog al poner el enlace seria YYY.


Muchas gracias anticipadas, por supuesto si tienes mas blogs con los que quieras intercambiar enlaces no dudes en comentarnoslo.


Un saludo,

XXX

xyz@gmail.com

YYY



Aunque no es la primera vez que recibo un mensaje de este tipo, nunca antes había sentido la necesidad de escribir al respecto. Sin embargo, hoy quisiera hacer un par de anotaciones sobre el tema.


[ el ojo fisgón ] no es un negocio, ni una red mafiosa, ni un club de amiguetes ni mucho menos un lobbying. Tampoco es un espacio de propaganda al servicio de nada ni de nadie, ni de intercambio de favores, ni de elogios mutuos ni de autoaplausos. Aunque no niego que me gustaría tener un tráfico y un pagerank más altos, no me interesa recurrir a estrategias de search engine optimization (SEO) para aumentarlos, ni dejar comentarios en blogs ajenos sólo para que sus dueños se enteren de que existo y visiten mi blog y me enlacen para mejorar el posicionamiento y la pertinencia de éste, ni citar injustificadamente a quien no me parezca pertinente solamente por hacerle un guiño y ganarme su simpatía o sus favores.


No me interesa tener en las estadísticas de visitas miles de hits de personas que llegan por una indexación engañosa acomodada a la lógica del algoritmo de un motor de búsqueda. Prefiero quedarme con los pocos lectores que cumplidamente se pasan por aquí porque tenemos intereses afines y con aquellos que tras llegar por accidente deciden venir de visita de vez en cuando.


Con la agudeza y la contundencia que lo caracterizan, en una entrada que hice hace unas semanas sobre el sentido que para mí tiene bloguear Alejandro Peláez hizo un comentario que se me vino a la cabeza en cuanto leí este mail porque me di cuenta de que define lo que espero de un blog y lo que me gustaría que fuera [ el ojo fisgón ]:


‘Digamos que a mí me gustan los blogs en los que se puede charlar chévere y que han logrado "fidelizar" una clientela interesante y tienen un dueño generoso que también comenta. Lo mismo que puede hacer que un Café o un Bar sea un sitio agradable para ir a charlar’.


Todo esto para decir que en [ el ojo fisgón ] no se intercambian links y que aquí sólo pongo enlaces hacia aquellos espacios donde encuentro aportes interesantes en relación con los temas que me llaman la atención o hacia los que me gustan por una razón cualquiera, así que si a alguien se le llega a volver a ocurrir pedirme un intercambio de links le pido el favor de abstenerse de hacerlo.

25 comentarios:

Arantxa dijo...

¡Así se habla!

Javier Moreno dijo...

Duro con ellos.

martín gómez dijo...

¿Habrase visto el descaro?

CARPE DIEM analiza... dijo...

Excelente el comentario, claro, corto y contundente.

martín gómez dijo...

¡Hombre, Antonio, pues gracias!
Un abrazo.
Martín.

Elena dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, [ ojo ]. Viva la tranquilidad de los lugares apartados y tranquilos.

martín gómez dijo...

Sí, Elena, es sano alejarse del ruido que tantas veces nos hace perder la perspectiva y contentarse con charlar cada vez que se pueda con unos pocos buenos amigos.

Seguimos...

Judith dijo...

Ahí , Martín! Eso es una declaración de principios!
Moltes felicitats por tu integridad bloggera! Y por cierto, que tienes un tráfico de visitas que ya querrían muchos blogs ;)

Argénida Romero dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Un derechazo sin desperdicios.

Milésima dijo...

A pesar de todo lo que has dicho, los coeditores de Milésima te agradecen y no sabes cuánto, que hayas enlazado en esta magnífica página de actualidad editorial el blog de nuestra embrionaria editorial.

(Este mensaje no lo veas como un simple esblandecer. Es otra simpleza: un sincero agradecimiento)

Gracias, Martín

Bernardo (coeditor de Milésima)

desequilibros dijo...

Ellos siempre van por delante.
A los demás nos toca resistir. Y no es fácil, que el lado oscuro es tentador...
Buen trabajo

Martín Franco dijo...

¿Y para qué la diatriba? Es evidente que cualquier 'blogger' pone en su página los links de esos lugares que le gustan y si espera algo de los otros está jodido. En mi opinión las aclaraciones sobre este tipo de mails están de más. Pélaez da en el punto: uno en estos sitios conversa; cuando llega un mail de estos sencillamente lo borra y pasa la página. Fácil, ¿no?

martín gómez dijo...

Martín, esto no es ninguna diatriba. Es, como dice Judith, una declaración de principios. De mis principios frente a la manera como administro mi blog.

Y aunque sé que lo que digo está lleno de obviedades, creo que en momentos como éste es necesario manifestar explícitamente esas cosas tan evidentes para sentar públicamente una posición. Sobre todo teniendo en cuenta que los amiguismos, las propagandas, los intercambios de favores, los lagarteos y todas esas cosas contra las cuales estoy sentando una posición son el pan de cada día en ciertos sectores de la blogosfera —igual que en las revistas, en las universidades o en las empresas—.

De acuerdo con lo que usted dice sobre el comentario de Peláez pero mi punto es que conversar no es sólo dejar comentarios y responder a éstos. Es eso y mucho más. Un link es una sugerencia de nuevas líneas de conversación y, por lo tanto, enlazar a manera de favor o de guiño puede desviar la conversación o introducir distorsiones en ésta.

Al final cada quien pone sus reglas y ocasiones como ésta son una buena oportunidad para hacerlas públicas. Por eso esta vez no es tan fácil como borrar el mensaje y ya.

Seguimos...

Martín Franco dijo...

Tiene razón: muchas veces es bueno decir las obviedades. Creo, como usté, que la lagarteadera y lambonería son terribles, sobre todo en el medio editorial. Aunque no nos digamos mentiras: en todos. Entiendo que una convesación es más que escribir y dejar mensajes y sé que poner un link es, en cierta manera, hacerle un guiño al lector de nuestro blog para que vea otras cosas que a nosotros nos gustan. Lo que me parece es que este tipo de mails sólo pretenden aumentar de una manera un poco ingenua el número de sus "lectores". Después de todo, los que leen un blog con relativa frecuencia son sólo una especie de, digamos, inmensa minoría. A propósito: me vino a la cabeza una cita de Borges que apareció durante algún tiempo por detrás de los separadores de la librería Lerner. Ahí se la dejo y buena la "conversadita".

“Nuestra vida, como estos diálogos y como todas las cosas ha sido prefijada. También los temas a los que nos hemos acercado. Con el correr de la conversación he advertido que el diálogo es un género literario, una forma indirecta de escribir. El deber de todas las cosas es ser una felicidad; si no son una felicidad son inútiles o perjudiciales. A esta altura de mi vida siento estos diálogos como una felicidad. Las polémicas son inútiles, estar de antemano de un lado o de otro es un error, sobre todo si se oye la conversación como una polémica, si se la ve como un juego en el cual alguien gana o pierde. El diálogo tiene que ser una investigación. Y poco importa que la verdad salga de uno o de boca del otro. Yo he tratado de pensar al conversar, que es diferente que yo tenga razón o que tenga razón usted; lo importante es llegar a una conclusión; y de qué lado de la mesa llega eso, o de qué boca, o de qué rostro o desde qué nombre es lo de menos.”

martín gómez dijo...

Uy, Martín, esa cita es bien linda y me sirvió alguna vez para pedirle disculpas a un buen amigo por haberme descamisado innecesariamente (siempre lo es) en una discusión...

Vi en su blog que anda por Madrid. Si algún día planea pasarse por Barcelona o se le antoja hacerlo, diga no más.

Saludos.
Martín.

Martín Franco dijo...

Muchas gracias, Martín. Créame que había pensado en escribirle, aunque suene extraño. Yo iré a Barcelona en primavera o verano, así podemos pegarnos una charladita más informal y conocernos. Igual: si viene por Madrid me avisa, aunque no le recomendo estos días. Ahora mismo me asomo por la ventana y todo lo veo blanco, blanquísimo. ¡Qué frío tan berraco, hermano! Saludos.

martín gómez dijo...

Pa' las que sea, Martín. Creo que voy pronto a Madrid, así que seguro nos veremos más temprano que tarde.

Fina dijo...

Bueno Martín, totalmente de acuerdo contigo.

Con un par de...dedos es suficiente para transmitir los pensamientos y dejar las cosas claras.

Saludos y genuflexiones mil. ;-)

martín gómez dijo...

Fina, gracias por tu comentario. Un saludo y los mejores deseos para Jaume y para ti en este año que comienza.

A ver si repetimos alguna tarde de terracita en Blanes.

Fernando Fernández dijo...

Querido Martín:
Soy uno de esos blogueros anónimos que pasan por tu espacio desde hace más de un año. Es la primera vez que escribo un comentario en tu blog y es para decir que estoy de acuerdo con tu declaración de principios. Sin embargo, creo que hay que dejar una puerta abierta porque puede darse el caso de que alguna vez pueda interesar un intercambio de links o como se llamen por la razón que sea y que pueda ser tan digna como cualquier otra. En realidad, lo que significa es dar oportunidad a otras webs o blogs que puedan ser conocidas por otras personas. Al final uno se queda y visita los espacios de la web que quiere. De hecho, en mi blog hay pocos enlaces e incluso hay alguno que no me gusta pero al ser de un amigo lo tendré en mi página por eso, por amistad, no por "amiguismo" que es otra cosa. ¿Que hay de malo en ello?.

En el caso concreto que cuentas, está claro que hay unas intenciones no muy claras e interesadas y por supuesto no hay otra opción que arrojarlo a la papelera.

Fernando

martín gómez dijo...

Fernando, creo que cuando hablas de los afectos y las amistades introduces en la reflexión un matiz interesante que necesariamente nos lleva a plantearnos algunas preguntas en relación con los criterios a partir de los cuales tomamos nuestras decisiones.

Lo importante es establecer un criterio —sea cual sea— para definir lo que se enlaza y lo que no y ser consecuente con éste.

Muchas gracias por tu comentario.
Martín.

El Wolman dijo...

No hay que ponerse de radical.

Blogger es una red, al fin y al cabo, no?

martín gómez dijo...

Sí, es cierto que la blogosfera puede llegar a ser un espacio en red. De hecho, en ciertos circuitos la existencia de la red está clarísima. Pero no creo que sea así como deben construirse las redes

Creo que la posición que alguien ocupa dentro de una red debe ser más una consecuencia del reconocimiento de los demás miembros por su contribución al desarrollo de ésta que de trampas como el intercambio de links sin más ni más. Sacarle provecho a la manera como funcionan las tecnologías de indexación y de posicionamiento de los motores de búsqueda es ser avispado porque repercute sobre la visibilidad con todo lo que ello conlleva pero no necesariamente contribuye a construir red —es decir, un tejido de vínculos funcionales entre varios puntos que tienen afinidades entre sí—.

Seguimos...

andrea p. dijo...

Un poco tarde llego, pero sólo quería decirte que vas bien, muy bien, y que no te profesionalices más (en el blog, digo); lo leo de cuando en cuando, me es útil y te lo agradezco muchísimo. A veces he usado algunos posts tuyos como material para mi curso en un magister de edicion, en Chile. Te doy todo el crédito, por supuesto, y varios de mis alumnos ya te han agregado a sus favoritos. Gracias retrasadas, entonces. Andrea Palet.

martín gómez dijo...

Andrea, muchas gracias por tu reconocimiento. Me alegra que los contenidos de [ el ojo fisgón ] te sean útiles y que eches mano de ellos en tus cursos.

Espero que de vez en cuando sigas pasándote por acá y encontrando alguna que otra cosa valiosa.

Seguimos...